Páginas

10.3.18

Como Rosendo, también llevamos 40 años. Y no sucede nada

Rosendo, el cantante rockero de los pelos largos, me acaba de alegrar el día. Resulta que lleva casado con la misma mujer 40 años, seguidos, sin hundirse en las miserias. Joder, igual que nosotros. Ellos unos meses más. Creíamos que mi pareja y yo éramos raros de atar, pero no, resulta que Rosendo y su esposa también ha sido capaz de tamaño balance.

No sirve preguntar el cómo, pues no hay mucho más que suficiente sentido común, amor con amistad, y algo de música en el corazón. Y mucho diálogo, muchas sonrisas y muchos planes compartidos. Esto sirve para casi todos los que crean en otra persona.
Que a nosotros dos como pareja nos guste el vino rosado o incluso el blanco, también ayuda. Me refiero a mi santa y a mi. Y ayuda decidir sin decirlo en voz alta sino con los hechos, que cada uno de nosotros mientras así lo decidiéramos, debíamos ser lo más importante el uno para el otro, pero dejando que ambos también tuvieran a otros importantes, aunque no tanto ni tan cerca.

Lo malo es que 40 años son una mierda, se pasan en dos plis plas y no hay forma de repetirlos, frenarlos o volverlos del revés para lentificarlos. Ahora van más rápido que nunca y menos aburridos también. Lo uno por lo otro. Se puede estar casado 40 años e incluso también 12 días. Cada uno es libre de decidir. Pero depende de nosotros como personas, no de la dificultad.