Páginas

4.9.18

Los griegos inventaron la ciudad, la polis

Explicamos en esta otra entrada lo que nos parece que es una ciudad en relación a una localidad menor que podemos llamar pueblo por hacer de alguna forma distinciones no siempre bien entendidas por su doble sentido peyorativo. Y os dejo abajo de la entrada y para comprender mejor estas distinciones un extracto de un libro del año 1948 de Georges Chabot. En realidad el concepto de “ciudad” viene ya de los griegos y que estas líneas tengan 70 años es muy poco tiempo.

Ellos, los griegos, inventaron y explicaron la teoría de las ciudades que todavía son actuales, las conocidas hoy como “Polis” de hace más de 2.700 años, y con las de con pocos cambios seguimos funcionando en la actualidad. Unos centros políticos, culturales y de vecinos que vivían juntos alrededor de centros de gestión, seguridad y comercios, en viviendas que formaban calles urbanas, entramados en muchos casos defensivos y útiles para ellos. 

Esas ciudades conocidas como polis tenían un poder importante de decisión en sus propios asuntos, cuidaban su cultura, su religión, sus comercios, sus economías incluso creando monedas propias, diseñando trazados y creando la habitabilidad de sus espacios públicos, expulsando fuera de la ciudad aquellas actividades que consideraban molestas.

Eran zonas de agrupación de personas no muy grandes pero construidas en lugares bien elegidos para su defensa y lograr sobrevivir en los asedios, para lo que necesitaban agua y terrenos suficientes que les procuraran alimentos, además de a ser posible, defensas naturales. De un tamaño entre 3.000 a 10.000 habitantes en la mayoría de los casos, compuestas de diferentes grupos sociales que se conocían muy bien entre todos ellos, y con leyes propias, fiestas y tradiciones particulares, y respeto mutuo a la identidad de los espacios comunes y privados. Era un valor muy apreciado ser ciudadano de una ciudad, aunque no tuvieras todos los derechos para ser ciudadano libre.

En realidad en los conceptos más primarios de estas polis existía y existe un denominador común. JUNTOS. Querían estar juntos, construir juntos, vender y comprar o tener seguridad juntos, legislar juntos pero unos más juntos que otros. Por que también querían tener seguridad, que unos trabajaran para los otros, que se tuviera una calidad de vida superior, dominar a los que tenían que obedecer a costa de ofrecerles la ciudad/poli como refugio novedoso. Estaban creando un sistema de vida que 2.700 años después sigue casi intacta.

Y para ello habían dividido su sociedad en tres bloques de personas que (casi) siguen en la actualidad. La Clase Alta o Ciudadanos con todos los derechos, incluido el de elegir entre ellos mismos representantes para legislar; la Clase Media o Metecos que eran vecinos libres pero sin derechos completos donde estaban incluidos los extranjeros o las mujeres; y los Esclavos o Trabajadores que eran ciudadanos sin derechos y que vivían de lo que les daban sus Jefes de Obra, Taller o Casa.

Desgraciadamente estas separaciones sociales con cambios y adaptaciones a los nuevos siglos se mantuvo durante muchos siglos y en algunas zonas se sigue manteniendo con mayor o menor fuerza. Aquí que ahora toca por un momento el ponernos a pensar cada uno con qué realidad seguimos en situaciones parecidas a las de hace 2.700 años.