Páginas

24.9.18

Pontevedra está de moda. La importancia de un buen alcalde

Pontevedra está de moda, se mueve en esa búsqueda que muchas ciudades desean encontrar y que siendo muy complicado, muy pocas lo logran. Encajas la movilidad, con la comodidad, la salud, la sostenibilidad y la amabilidad urbana en sus calles.

Hay que volver a la ciudad amable, a la de poder pasear escuchando los sonidos naturales de las ciudades, nunca tapados por los ruidos excesivos de los coches a mansalva. Y eso es complicado. El alcalde de Pontevedra Miguel Anxo Fernández (del BNG) sabe de su ciudad mucho pues lleva 19 años en su responsabilidad elegido por sus vecinos, y ha advertido con rotundidad algo que pocos ciudadanos de las grandes ciudades admiten:

“Ser dueño de un coche no le da el derecho a ocupar el espacio público”.

“¿Cómo puede ser que las personas mayores o los niños no son capaces de utilizar la calle a causa de los coches?”
, se pregunta César Mosquera, jefe de la as infraestructuras en Pontevedra.

Recuperar las calles, los espacios públicos, solo es posible si apartamos algo a los coches de los centros urbanos. No es posible seguir soportando miles de coches dando vueltas por las mismas calles en esa búsqueda imposible de un lugar para aparcar. Eso estropea la vida urbana sin resultado positivo para nadie, ni para peatones ni para conductores.

Bajas velocidades y quitar del centro los coches supuso en Pontevedra pasar de 30 fallecidos en accidente entre 1996 y 2006, a 3 fallecidos entre 2006 y 2016. Y ninguno desde el año 2009. Hoy viven más de 30 vecinos en Pontevedra que hubieran fallecido atropellados porque se tomaron las decisiones adecuadas calmando el tráfico. Pero las emisiones de CO2 bajaron un 70% y las enfermedades evitadas son muchas pero más complicado de evaluar. Si sabemos que la zona Centro de Pontevedra ha recuperado 12.000 habitantes ya perdidos. ¿Eso no es un acierto grande?