Páginas

3.5.19

La podredumbre social está perfectamente diseñada. Tranquilos

La podredumbre entra por donde menos nos lo esperamos pero siempre por la zona de peor defensa. En estas ramitas está penetrando desde el centro, hasta querer comerse las hojas enteras. Les quiere quitar la savia, las quiere dejar sin alimento, poco a poco, sin casi notarse.

Eso es lo que muchas veces nos hacen a cada uno de nosotros cuando nos manipulan en la sociedad. Las pupas van surgiendo poco a poco hasta ser imposibles de curar, pero que tampoco sean capaces de matarnos, pues nos necesitan pobres pero vivos. 

No creamos en las mentiras simpáticas, en los gritos fáciles de los que reclaman revoluciones pero quieren tener armas para reprimirlas. Forman parte de la podredumbre organizada.

En estos momentos, en España, somos cada vez más diferentes, hay menos clases medias, más clases trabajadoras sin dignidad, menos ricos pero más ricos. Vemos al que es pobre como nosotros y con la misma podredumbre, como al enemigo que nos quiere quitar las pocas miserias que nos quieren repartir.

El culpable de nuestros males no es el que siendo tan pobre como nosotros, viene a lamer sus heridas a nuestro entorno. El culpable es el que sabe contagiarnos la pobreza porque le interesa que haya muchos pobres para que así sean más pobres y cueste menos mantenerlos. Nos necesitan pobres, nos necesitan que seamos muchos y nos peleemos entre nosotros.

Y lo que necesitan también es que no nos demos cuenta de esa barbaridad bien construida por ellos, para que les salgamos más baratos.