Zaragoza y su lío de persianas cerradas y puertas abiertas

A veces resulta complicado saber si está abierto o cerrado. me refiero incluso a la forma de pensar. ¿Estamos abiertos, nos engañamos nosotros mismos, dudados y hacemos dudar, hacia dónde queremos ir? Esta cartel de una tienda de Zaragoza es claro a más no poder. Por el hecho de estar le persiana bajada no quiere decir que esté cerrado. La persiana está por fuera pero la puerta está por dentro. Y además la persiana tiene agujeros que indican que tal vez, que es posible, que se deja meter la mano.

“Aunque las persianas estén bajadas… si la puerta se abre… ESTÁ ABIERTO”

Claro que… ¿Si está abierto pero con las persianas bajadas se puede entrar? Por que una cosa es que esté abierto y otra que se pueda entrar o te dejen entrar. ¿Tenemos pues que levantar las persianas y eso indica que una persiana bajada no es sinónimo de estar cerrados?