Miedo al fracaso al entrar en un nuevo trabajo

Cuando se entra a un trabajo nuevo siempre hay dentro de cada uno de nosotros un temor lógico e incluso positivo. Da igual la experiencia que tengamos acumulada o nuestra formación, ese miedo a no estar a la altura de lo que esperan de nosotros, o incluso a lo que esperamos nosotros mismos de nuestras capacidades es lógico y como decía tiene el punto positivo de ponernos alerta y de estar muy atentos para aprender de nuevo.

Los primeros días serán positivos y fáciles, a partir de la segunda semana vendrá el hundimiento y las dudas, los temores serios y las preguntas internas, y superamos esto en unas tres semanas a lo sumo, vendrá la calma, la seguridad en sí mismo, el afianzamiento personal y la relación lógica.

Toda organización tiene su propios códigos de funcionamiento, personales, diferentes y muy necesarios de dominar para poder realizar bien nuestra trabajo. Además hay un componente personal, nuevos compañeros de trabajo, nuevo espacio físico, nuevas normas, relaciones que hay que conocer y valorar. Todo esto afecta a nuestra capacidad de futuro, sobre todo en las primeras semanas, con incluso a veces más importancia que nuestra propia formación que como mochila aportamos a la nueva empresa.

Hay que hacer nuevos contactos con los compañeros, con la dirección y posiblemente con clientes y proveedores. Hay que saber desenvolverse bien a la hora de hablar y defender posturas en un ambiente que desconocemos. No sabemos los códigos de quien manda y no tenemos pillados “el truco” de sus gestos y palabras para valorarlos bien. Así que es normal tener un cierto miedo que nos pone en alerta para desentrañar todos esos códigos que todavía no conocemos.

Cometeremos errores, sin duda, pero también será cierto que la organización si es madura, lo sabe y lo entiende, lo comprende y ayuda en su superación. Si tenemos experiencia en los cambios, en las entradas y salidas de organizaciones, sabemos que sin ser fácil, es temporal y que poco a poco iremos dominando todo el escenario. Comprenderemos bien que vamos a tener un exceso de códigos nuevos, de información que debemos apuntar incluso en un cuaderno, para revalorar si hay dudas.

Hay que pelear contra esos temores, incluso en parte contra nosotros mismos desde nosotros mismos, y confiar en nuestra experiencia y en la necesidad que tiene el grupo en ponernos fácil la tarea. Si nos han elegido a nosotros será por algo. Y recuerda… que de todo proceso se aprende, incluso cuando haya sido un fracaso. Salir de un lugar a los pocos días entra dentro de lo posible. Sucede muchas más veces de las que nos imaginamos y no es un drama sino una experiencia.