Páginas

25.4.18

La izquierda se equivoca con la calle. Eso es siglo XIX

La izquierda tiene una idea muy viejuna de que debe estar más en la calle, como si en la calle se encontrara la gente que es de izquierdas. Como si además estuviera esperando a que llegara “su” izquierda para demostrarse que existe.

Tener razón, tener razones o explicarlas, no se hacen en las calles; pero la izquierda insiste en no enterarse. Se hace en las fábricas, en los talleres, en las mesas de explicación y diálogo, en los medios de comunicación y de educación o formación, en los bares y en las reuniones de trabajo.

Estar en la calle como si la izquierda 
fuera una simple oferta de mercadillo es no entender nada. ¿Qué sabemos o queremos explicar? ¿Qué somos capaces de construir? ¿Hasta dónde nos podemos comprometer para resolver los problemas? Pues todo esto…, ni se construye ni se explica en la calle. Estamos en el siglo XXI.

Es verdad que en la calle nos podemos encontrar con los 35 de los nuestros. Pero si la ciudad es de 700.000 son unos pocos más los que no están con nosotros en la calle. Y vistos en grupo... se hace el ridículo con los 35. 

 Menos calle y más trabajar en los despachos, lugar por cierto donde se puede trabajar mucho y muy bien. Depende de las horas que se metan. No es burguesía, es eficacia.