Páginas

22.4.18

Los Obispos vascos piden perdón por el sufrimiento de ETA

La historia de ETA está sin escribir del todo, aunque se han realizado aproximaciones de variado tono. Pero siempre desde los periodos comunes a su existencia, lo que dificulta la neutralidad, que sin duda en algunos casos se ha intentado con fuerza. ETA no es una historia sino muchas, que a veces se tocan y otras no, donde intervienen factores que hay que analizar, si se quiere, poco a poco. Se escribirán otra vez sus historias, ahora que ya desaparecida, sea más sencillo de profundizar.

Pero hay dos factores que sin duda todavía están bastante ocultos. Uno de ellos es el papel que algunos gobiernos de Francia tuvieron con una España a la que no se creían todavía. Eran los años más duros del terrorismo etarra y los años de la construcción de una España democrática a través de una Transición que no siempre fue admitida con facilidad desde algunos países europeos.

Y el otro factor algo escondido es el papel que la iglesia católica vasca realizó con el independentismo violento, —y como es lógico y por ello— con ETA, eligiendo —en al menos excesivas veces— una posición ambigua y entre dos aguas, cuando no prestando un apoyo no aclarado del todo.

Esta semana ETA ha pedido perdón, en un paso más que lleva a su disolución. Perdón no admitido por todas las partes en igualdad de optimismo, pero perdón importante por lo que supone avanzar hacia la paz total. 

Y no ha resultado un asunto menor, el del papel de la iglesia vasca que curiosamente tres horas después del comunicado de perdón de ETA, los propios Prelados de todo el País Vasco y Navarra e incluido el francés, se hayan sumado también entonando un perdón por toda la historia de ETA en estos años de terrorismo. Veamos su texto comunicado.

-----------------
Los obispos de Navarra, el País Vasco y Bayona ante la declaración de ETA - 20 de abril de 2018

1.- La Iglesia católica presente en las diócesis de Pamplona-Tudela, Bilbao, Vitoria y San Sebastián y Bayona, valora lo que de positivo tiene la «Declaración sobre el daño causado» de la banda terrorista ETA, después de 60 años de historia de muerte y de sufrimiento. Deseamos de todo corazón que el saludo bíblico «Paz a vosotros» se enraíce en nuestra tierra para siempre.

2.- En esta circunstancia, reiteramos nuestra solidaridad de una forma especial con todas las víctimas de la violencia y con sus familiares, de un modo especial con aquellos cuyos atentados no han podido todavía ser esclarecidos y padecen el sufrimiento añadido de la impunidad. Su memoria y la oración por ellos debe estar siempre entre nosotros. No podemos por menos de recordar el mensaje de las bienaventuranzas predicado por Jesucristo, que hoy resuena como especialmente dirigido a todos ellos (Cfr. Mt 5).

3.- La Iglesia ha recibido de Jesucristo la vocación a ser instrumento de paz y de justicia, de consolación y de reconciliación. A lo largo de todos estos años, muchos de los hombres y mujeres que conforman la Iglesia han dado lo mejor de sí mismos en esta tarea, algunos de forma heroica. Pero somos conscientes de que también se han dado entre nosotros complicidades, ambigüedades, omisiones… por las que pedimos sinceramente perdón. Como seguidores de Jesús de Nazaret, somos conscientes de que estamos llamados a vivir en una actitud permanente de conversión, sirviendo humildemente a la verdad y acogiendo a aquellas personas que desean emprender un camino nuevo.

4.- Además del inmenso y prolongado sufrimiento infligido por la violencia, nuestro pueblo ha padecido un daño espiritual y social incalculable, provocado por las ideologías totalitarias e idolátricas que alimentaron el fenómeno terrorista. En el momento presente, nuestra sociedad tiene que afrontar el reto de la reconstrucción moral y de la reconciliación. La Iglesia quiere contribuir a esta tarea consciente de que la reconstrucción moral está en íntima conexión con los valores evangélicos.

5.- La deseada disolución de ETA ofrece nuevas posibilidades para la normalización, que debieran de ser aprovechadas por todos. Pensamos en la oportunidad de atender las peticiones de los familiares de los presos inmersos en diversas necesidades humanitarias. También es importante que el retorno de los excarcelados a sus lugares de origen se realice de forma que las víctimas del terrorismo no se sientan humilladas.

6.- La clave de la paz y la reconciliación está en la sinceridad del corazón humano. Solamente desde la humildad puede construirse la paz en la justicia. La verdadera reconciliación sólo es posible si existe un auténtico arrepentimiento y una sincera petición de perdón; además de una disposición real a reparar el mal causado en la medida de lo posible.

Que el Dios de la misericordia nos ilumine a todos para avanzar por el camino de la paz.

Mons. Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela

Mons. Mario Iceta, obispo de Bilbao

Mons. José Ignacio Munilla, obispo de San Sebastián

Mons. Juan Carlos Elizalde, obispo de Vitoria

Mons. Juan Antonio Aznárez, obispo auxiliar de Pamplona

Mons. Marc Aillet, obispo de Bayona

Nota.: El recorte y la viñeta de Peridis es de El País