12.3.21

El voto es imprescindible para que todo funcione


Las democracias se asientas sobre los votos de los ciudadanos
, es su única función que logra que todo funcione bien. El saber —quien gestiona— que cada pocos años te tienen que volver a elegir o a dejarte en la estacada, logra el milagro (al menos en teoría) de que se intenten hacer las cosas bien. El voto pues es imprescindible para que todo funcione.

Pero  hablaba ayer de los jóvenes que llevan unos años votando sumados a los que van a votar dentro de dos años por primera vez. Un grupo social muy joven al que tenemos casi tirado contra la pared del olvido y el desempleo. Se divide en tres grupos y medio muy claros.

Por una parte están los desencantados con todo lo que suena a política y simplemente no votan. Luego están dos grupos muy similares de tamaño que se nos han ido a los extremos. O son ultraconservadores o son extremistas del grito y el cristal. Y luego queda ese medio grupo de intermedios que son los llamados "buenísmos"

Con estos palos es complicado mantener el edificio. Las opciones en número son escasas y los viejicos que antes iban a votar a todas las elecciones se nos han hecho tan mayores que se nos han ido muriendo en soledad o por culpa del virus en las Residencias o en las casas sin ascensor. Jodo.

Lo de menos es qué van a votar el resto que no son ni jópvenes ni viejicos, lo importante es que los jóvenes lo tienen jodido para elegir, o lo que es peor, ya han elegido. Y los viejicos no pensamos ir a votar por habernos robado dos meses de abril.

No hay comentarios: