Ahora toca recortar en la Administración Local y también nos parece bien

Ahora toca recortar sobre los Ayuntamientos, sobre sus funciones y sus gestores. Recortar sobre el número de concejales y sobre sus presupuestos. Se intenta reformar la Administración Local, cuando en realidad lo que se quiere hacer no es reformarla, sino recortarla.

Se nos dice que todo son reformas, cuando en verdad simplemente son todo recortes. Reformar es modificar, posiblemente o no optimizando y recortando gasto. Pero recortar es simplemente partir de una cifra de gastos conocidos que hay que rebajar e ir suprimiendo partidas hasta llegar a ella.

Algunos periodistas siguen insistiendo en que España hay 1.000.000 de políticos. Y esto por mucho que algunos mal intencionados (periodistas de carrera) lo insistan, es mentira, dentro de la verdad. Es posible que los haya, pero la inmensa mayoría NO COBRAN nada y trabajan mucho. 

Personalmente me parecería bien que durante un año se prohibiera que nadie pudiera trabajar en la política sin cobrar, dejar solo los políticos que SI cobran y recortando como se pretende un 30% en número; y luego ver resultados.

Igual estoy equivocado.

Los concejales y alcaldes de pequeños ayuntamientos que NO cobran son innumerables. Los Vocales de grandes Ayuntamientos que NO cobran son la inmensa mayoría de todas la ciudades donde hay descentralización. Los militantes de los partidos que ayudan en gestiones menores y NO cobran son inmensos. Efectivamente hay asesores, personal adscrito a los grupos políticos, etc. Faltaría más que yo no lo supiera. Y jetas de libro. Pero el trabajo que deben realizar la suma de TODOS los políticos es inmenso. Por eso propongo que se supriman todos estos puestos y además todos los voluntarios que se dedican a esta actividad tan denostada que es la política; y esperar un año. Y luego preguntar a los vecinos.

 Estoy seguro que la sociedad aplaudiría con la orejas si se suprimieran los políticos, está encantada de castigar a los políticos como si fuéramos unos bichos enfermos a los que hay que romper. Tal vez sea el momento de dejar nuestros trabajos y quedarnos en casa viendo la televisión. Igual lo ganábamos en salud y la sociedad también salía ganando. Eso si, yo también sé quien ocupa el puesto de los políticos cuando a estos se les prohíbe hacer su gestión.