España se descompone, pero mientras tanto solo miramos fijamente

La familia Pujol es sin duda un ejemplo de que las series televisivas dan para mucho menos que la realidad increíble de una España en descomposición. 

Como no dejaremos que España se nos transforme, sin duda solo queda que se pudra y con ella nos convirtamos en basura todos nosotros.

Que pongamos en el ordenador un botón para vaciar y copiar, todo a la vez, los documentos que deseamos esconder es de premio. Yo me imagino al dueño del ordenador acudiendo a la tienda de los botones anti pánico.

—Mire, que quiero que me pongan el botón del miedo, ese que si veo que entran los malos, yo puedo hacer desaparecer toda la chicha que tengo entre las teclas.

¡Uff!, o nos espabilamos o nos hundimos. Efectivamente, más todavía.