Páginas

24.12.18

No soy cobarde, pero creo en nuestra capacidad para hablar

Hoy nos están haciendo creer algunos pocos tontos, que nuestra España la tenemos dividida entre los “Golpistas y Violentos”, los “Fascistas Conservadores” y los “Buenistas Cobardes” y nos lo dice muy bien explicado Iñaki Gabilondo, para no caer en la trampa de los sin sentido. Según estos no parece haber ninguna otra clase social en esta España de final del 2018. Y eso es una mentira brutal, incluso en la mayor.

Ni hay solo tres divisiones en la España actual, no son tres bloques cerrados y uniformes; ni los catalanes que quieren la independencia son golpistas, ni los que son de la derecha dura son fascistas, ni los que queremos el diálogo somos cobardes. Tenemos todavía la suerte de ser muchas más divisiones, lo cual nos lleva a la pluralidad y eso siempre es positivo.

España tiene problemas, los tiene Europa o los EEUU, los tenemos casi todos, pero eso no quiere decir que no seamos capaces de saber encontrar las soluciones, ni tampoco que los problemas sean letales. Seremos capaces de entender las soluciones, y si no es posible, pues tampoco pasa demasiado. hay que viajar para ver que pasar de España a Suiza es cuestión de horas de autobús o tren, de minutos de avión, pero poco más.

Yo no quiero una España troceada, pero en cambio sí apoyo una Europa Unida donde estemos todos mucho más integrados. Y en eso debemos estar, en la Unión y no es la Desunión. Pero siempre desde el diálogo, la conversación, el entendimiento, que nunca es sinónimo ni de cobardía ni de buenismo. Yo he asistido a negociaciones donde la mala hostia de todos los de la mesa no se parecía en nada a lo que a veces fotografiamos como “buenismo”.