Páginas

13.12.18

Voy a seguir escribiendo de política. Quiero tirar mi tiempo

Cada vez que escribo sobre política, consigo atrapar a unos 30 lectores de los que la mayoría miran durante 4 segundo el titular y huyen despavoridos.

Cada vez que escribo sobre humor acompañado de un chiste antiguo, me miran unas 100 personas las tontadas que les digo.

En cambio si escribo sobre Arte son ya entre 300 a 500 personas las que logran leerme sin sonrojarse a las pocas semanas de publicar mi entrada.

Sin duda mis conocimientos sobre política son mucho más amplios que sobre Arte, u eso que lo pongo con mayúsculas para enfatizar el que no tengo ni pajolera idea. Pero me leen mucho más y eso debe ser porque en España interesa mucho más el Arte que ninguna otra cosa. ¡¡Ufff!! Je je je.

Lo lógico sería pensar que debo dejar de hablar y escribir de política pues esto no les interesa a nadie. Y es verdad. Es lo lógico. ¡¡Para qué insistir!!

¿Qué es la política? Pues eso, si…, prohibido ser escatológico. 

Internet es una…, un invento nuevo, pero es la única mierda que tenemos para entretenernos y como estamos en la prehistoria de internet nos la comemos con patatas, convencidos de que es la novedad y sobre todo la modernidad. Pero en realidad hemos dejado de saber leer, para simplemente mirar. No leemos, miramos textos. En unos segundos cambiamos de página, de titular, de “afoto”. Es lo que hay.

Y así los resultados son siempre maravillosos para los que han inventado todo esto y así tenernos contentos desde el clientelismo y sobre todo desde el esclavismo libre. Sí, si, se puede ser esclavo y estar libre, es un gran invento.

Nunca he publicado sobre sexo, pero ahora que la red social Tumblr también ha prohibido las fotos eróticas por presiones americanas, estoy seguro que de lograr que me dejaran republicar entradas obtendría miles de visitas sin decir nada y simplemente insinuando. ¿Pero para qué las quiero?

Ellos nos prohiben ver sexo, nosotros nos prohibimos leer de algo que no sea un titular. Siempre nos quedará el humor blanco.