1.1.19

Cada año hay muchos 1 de enero, para empezar cambios y promesas

Efectivamente, hemos empezado un nuevo año, el 2019, y algunos de vosotros (yo no) os habéis hecho algunas promesas para cumplir este año que empieza. Efectivamente, es mucho más sencillo prometerse que cumplirse. Lo sabemos. Tranquilos, en esto no es obligatorio cumplir. Un inicio de Año Nuevo es un periodo como cualquier otro, simplemente algo más marcado.

Cada año hay dos momentos en los que empezamos “ciclo” vital. Tras las vacaciones de verano y tras las navidades. Son como un pequeño reset que nos hacemos, siempre de forma mental, donde nos planteamos un balance e intentamos mejorar algunos aspectos. Y a veces lo conseguimos. También hay que decirlo.

Pero no debemos ponernos objetivos y retos muy complejos de cumplir, pues podría ser que antes de llegar a ellos nos cansaremos y el desaliento es casi peor que la inactividad. Pongamos objetivos posibles, que nos agradan, que sean útiles o tengan una meta positiva, y si los tenemos que reajustar o hacerlos crecer, que sean fáciles de modular en al menos el primer mes de su inicio.

Pueden ser de lo más sencillo en nuestra vida o de lo más complejo. ¿Buscar nuevas relaciones? ¿incluso amorosas? ¿te has cansado de tu vida laboral? ¿quieres dejar de fumar? ¿es necesario cortar con tu relación actual? ¿te intoxica alguna persona que tienes cerca? ¿quieres cuidar algo más la salud?

Te plantees la meta que consideres necesaria, nunca te debes agobiar. Calma. Lo importante es lograr un buen resultado, que el final te resulte satisfactorio el objetivo. A veces según que tipo de paso damos en la vida, se logra que ya nada sea como antes. Estos pasos “decisivos” que muchas veces empiezan por algo muy simple, hay que medirlos bien antes.

Reflexionemos si queremos eso, un primer paso firme que no tenga vuelta atrás, o si preferimos analizar posibilidades, ir con calma y tener siempre abierta la posibilidad de una vuelta atrás. Si hablas con alguien y le dices que todo se ha acabado, es un paso de los que ya hay pocas posibilidades de vuelta a trás, sea en el amor o en la vida laboral. Tal vez haya que buscar alternativas antes de dar ese paso, analizar opciones, recambios, diseños del camino nuevo, etc.

El día 2 de enero es mañana, pero cada año hay muchos días 1 de enero aunque sea marzo o septiembre. Lo mejor es no equivocarte y obtener tus metas, con independencia del día en el que tomas la decisión. No busques caminos inciertos y oscuros, sigue buscando caminos con los que no te de reparos avanzar.


No hay comentarios: