Páginas

11.1.19

¿Y qué es el tiempo? ¿Y para qué sirve?

¿Qué es el tiempo? Pues no tenemos ni idea, creemos que el tiempo es lo que nos transcurre por la vida, una especie de mecanismo físico que nos va midiendo el paso de nuestra vida a base de segundos o de años, pero no lo sabemos bien, por mucho que nos creamos el ombligo del mundo. Nada gira alrededor nuestro.

Pero en realidad el tiempo es algo irreal y no para todos los seres es igual. Los humanos lo dividimos en años, muchos años o pocos años. pero un perro tiene que cambiar ese concepto pues a los pocos meses ya sube escaleras y antes a los pocos días ya corre. Una mosca se tiene que acostumbrar a follar a los pocos días pues en 3 semanas ya es mayor para eso.

Incluso nos hemos ido acostumbrando a que el tiempo es también distancia, lo cual nos lleva a la duda de si podremos viajar en el tiempo a costa de convertirlo en distancias. Vemos una estrella que está a cientos de años luz de nosotros no como es ahora, sino cómo era hace esos cientos de años luz o esos cientos de millones de años luz. 

Vemos su pasado. Porque vemos con arreglo a lo que tarda en llegarnos su imagen.

Y desde esa estrella si nos pudieran ver con más rapidez de la que nosotros la vemos a ella, es posible que nos pudiera ver en nuestro futuro. O no. Nunca se sabe.

Hay plantas que no saben qué es la primavera o el invierno, pues nunca viven en ese periodo. Si pudieran pensar, que tampoco sabemos con seguridad que no sean capaces, no pueden saber lo que no son capaces de ver o adivinar. 

Nosotros tampoco podemos intuir lo que nunca hemos podido conocer. Creemos que un año o un siglo es mucho tiempo. Pero tal vez sea una minucia comparado con la realidad del tiempo.

En el año 2015 descubrimos una galaxia que estaba a más de 13.000 millones de años luz de distancia, y la llamamos EGS-zs8-1. Eso es más que cualquier fósil. 

Posiblemente hace 13.000 millones de años no existiría la Tierra, pero como esa distancia la medimos en años de tiempo, sabemos que esa estrella sí existía entonces pues sabemos la velocidad de luz, y por ello sabiendo su distancia sabemos también cuántos años hace que sucedió lo que vemos allí brillando.

Yo de entrada me voy a comer, que ya toca, soy de ideas fijas y siempre como antes de las 2, y unos minutos más le parecen a mi estómago un problema que hay que resolver. Y ya no me pregunto nada hasta mañana como poco.