Páginas

29.1.19

Europa se presiona así misma ¿Hasta dónde?

Tras los chalecos amarillos vinieron los pañuelos rojos en la Europa en movimiento contagioso, lo que nos lleva a unas crispaciones sociales casi organizadas que convierten en peligroso no hacer nada al respecto. 

Estos grupos de presión en la calle de variado ideal y color hay que tenerlos muy en cuenta, no solo por su poder de convocatoria violenta o de queja con razones, sino por su multiplicación y sobre todo por su nulo control interno y el desconocimiento de su dirección ideológica.

La sociedad está crispada y debe poder emitir sus quejas reales y sus motivaciones, pero...: ¿no estará siendo manipulada por oscuros intereses?

¿Quién está detrás, dentro, apoyando desde fuera? ¿Qué deseos finales tienen los que crean estos movimientos que nos pensamos espontáneos?

Su poder de crecimiento suele ser alto, pero tampoco sabemos nada real de su funcionamiento interno, por mucho que intenten convencer de su limpieza de acción. 

¿De verdad es todo limpio, espontáneo, sin causa escondida, buscando solo lo que pregonan sus lemas?