Páginas

31.1.19

El dedazo del PSOE no es positivo

Nunca me ha gustado que las candidaturas de los partidos políticos estén encabezadas por independientes. Me parece otro clásico error —sobre todo desde la izquierda— que desmotiva a sus propios militantes, que son los que mantienen la organización y la hacen funcionar de forma voluntaria en la mayoría de los casos.

Pero además un independiente no suele aportar nada interesante a la organización, a veces ni tan siquiera votos reales (los que entran por los que salen) pues su experiencia en los asuntos que debe gestionar simplemente se le supone.

Diferente (en parte) es entrar en las listas en puestos bajos, como diferente es que un independiente decida implicarse y por ello afiliarse a un partido político. En ambos casos podría ser positivo para nuevos militantes o para animar la actividad del Grupo.

Hoy la sociedad ya no entiende como un activo que se sumen caras conocidas a un proyecto desde posiciones de liderazgo, simplemente para atraer votos. A la política se tienen que venir a trabajar, nunca a figurar y a engañar a los votantes con tu figura.