¿Cuántos trabajadores han votado a la derecha extrema?

Ya sabemos con datos —como ya intuíamos por sensaciones— que el crecimiento de VOX se ha cimentado entre la clase trabajadora en gran medida, por el aumento del voto de personas que madrugan todos los días para ir a trabajar o para ir a la cola del desempleo. Es decir, es un claro voto de rebeldía, de queja, de grito contra la clase política de ambas ideologías. Un voto que creíamos era propiedad de la izquierda de Podemos y que ahora observamos que es un voto que busca soluciones y se tambalea buscando quién le promete las nubes.

Se ha realizado un sondeo análisis para saber hacia dónde ha ido el voto desaparecido de Ciudadanos, también abierto el análisis para ver hacia dónde se ha movido todo el voto en este 10 N. Y se ha detectado que el voto de Ciudadanos de barrios de Clase Media o Alta se ha movido hacia el PP, mientras que el voto que era de Ciudadanos y ha desaparecido en los barrios de Clase Trabajadora o Baja se ha ido a VOX.

No es nuevo ni ilógico advertir que hay muchos trabajadores por cuenta ajena que no quieren votar opciones de izquierda, aunque en apariencia serían las lógicas como planteamientos más cercanos hacia “los de abajo” que son los que dependemos de “los de arriba” que nos contratan nuestro tiempo de vida con las condiciones que ellos quieren. Y no es cierto que como a veces se escucha, sean ciudadanos tontos, que no se den cuenta de quien los puede defender y quién los puede aprovechar. El problema pues es otro, sobre todo de pedagogía y comunicación.

Desde la izquierda también debemos hacer un análisis de esto, un acto de contrición ateo, que nos lleve a entender cuál es nuestra obligación social. Pues solo así es posible entender el crecimiento de una derecha franquista aupada por trabajadores, como ya sucedió en tiempos viejos con la Falange. ¿O alguien todavía no sabe que la Falange se aupó entre los trabajadores manuales en tiempos de la República? Algo similar se ha ido realizando en las últimas décadas desde diferentes movimientos políticos de derechas o de izquierdas en toda Iberoamérica.

La unión de trabajadores y opciones revolucionarios fascistas o cercanas de la extrema derecha, aunque a veces se proclaman de izquierdas o incluso parezca que lo sean, es una constante en la historia de la humanidad.