Baratitos. Un oso amoroso peligroso según quien lo programe

El estupor que podemos tener las Personas Mayores hacia según que temas puede ser casi infinito. Ayer por ejemplo me enteré que Baratitos, la mascota de peluche de una cantante niña de la televisión española, tenía más seguidores en las redes sociales que el periodista que le preguntaba a la protagonista, y que lleva años de oficio diario.

Baratitos, un oso grandote de peluche escribe tontadas por boca de su dueña infantil y publica fotografías para niños muy pequeños de “cositas” que hacen los peluches cuando se aburren sus dueños. Pero además de tener más seguidores, tiene muchas más interactuaciones, es decir, más comentarios y republicaciones. Todo un éxito del peluche.

Baratitos es como un robot de esos que dicen nos quitan los trabajos, pero además en este caso sin moverse, sin estar conectado a la luz ni nada, solo con poner cara de pavo o de oso bondadoso, y dejarse llevar. Un clásico Oso Amoroso de los 90 pero en grande. La duda no es hacia dónde vamos, que ya lo sabemos, la duda es saber de qué manera gobernarán nuestras vidas los que tengan capacidad para crear esos osos amorosos programados.