Celtiberia con escalera portátil

En la España disfrazada de Celtiberia caben los colores potentes, los llamativos, los estridentes. Incluso esos colores que llamando la atención, sirven para venderse. Estos rojos y gualdas son de Madrid, pero podrían ser de cualquier otra ciudad. Todos juntos casi impresionan. Aunque lo hermoso de esa Celtiberia es ver la escalera, preparada para subir a lo alto en búsqueda de poder descolgar. Estos puestos… sin escalera… son menos Celtiberia.