Páginas

23.4.19

Debate entre cuatro. ¿Y nosotros los españoles?

El Debate, así, en mayúsculas, el de ayer, tuvo su aquel que continuará con el de hoy. Dos partes, ida y vuelta, que van a configurar algunos votos que pueden ser suficientes para lograr un tipo de gobierno u otro en la España del futuro. Por que sí, los debates mueven votos de indecisos y de los decididos, sin duda, y de hecho las audiencias de ayer con casi nueve millones de espectadores entre todas las cadenas y momentos que casi llegaron a los 12 millones, son datos para tener muy en cuenta.

No se trataba de ganar sino de NO perder, y algunos no perdieron. No voy a entrar a señalar con el dedo, hasta esperar a la noche de hoy martes, donde los asesores a estas horas estarán corrigiendo defensas y ataques, entrenando al portero y buscando la figura dialéctica de un buen delantero centro con ideas frescas que sepa meter goles.

Hay temas tan crispados y manidos que ya no producen interés y eso es grave. Y lo deben saber aunque tengan la obligación de repetirlos. En estos debates nadie va a sacarnos futuros, ideas nuevas, aclaraciones. Y eso es casi un drama. El votante va a tener que ir a votar sin saber con seguridad si al final dar el voto al PSOE es dçárselo a un gobierno de Ciudadanos. Si dárselo a Ciudadanos es dárselo a la extrema derecha. Si votar al PP sirve de algo o si votar a Unidas Podemos será suficiente para que Pedro Sánchez cambie de opinión, que hoy sin duda es la de intentar entenderse con Ciudadanos.

Esta noche, sin duda, es el momento de reparar los errores de ayer que sin ser muchos, si fueron los suficientes entre los cuatro, como para templar gaitas hoy.