Los voluntarios de la Expo de Zaragoza son un error

Ya lo siento, pero alguien tenía que decirlo.
Los voluntarios de la Expo son un error y un uso no correcto del trabajo personal, dicho en fino y para no faltar a casi nadie.
Hay 15.000 voluntarios en la Expo. Todos los días unos 700 voluntarios están en la Expo haciendo un trabajo determinado por la empresa de forma gratuita. Otros 200 están paseando por la ciudad vestidos de voluntarios, haciendo imagen de la Expo.
Están quitando puestos de trabajo a personas que deberían estar cobrando por haer ese trabajo.
Están 7 días a razón de 6 horas mínimas al día desarrollando su labor en donde los ponen, después de haber hecho un cursillo.
Me gustaría que tuviéramos tantos voluntarios para trabajos sociales necesarios.
Pero sobre todo me gustaría que los voluntarios cobraran un sueldo, para que no estuvieran robando el puesto de trabajo a otra persona.
Robar es quitar, y si suena fuerte lo cambio por usurpar.
Pero la culpa de no es los voluntarios, ellos simplemente son utilizados.
Cuando en la Expo se cobra una entrada de mucho euros, cuando en la misma Expo comer un plato te sale entre 25 a 45 euros. Cuando tomar una cerveza sale por 3 euros, no debería haber personas trabajando gratis.
El voluntariado debe ser para otras necesidades sociales, muy distintas a la de estar en la Expo, junto a otros trabajadores que si cobran.
Y además creo que el voluntariado debe regularse, para que cueste dinero a las personas que no desean ser voluntarias de nada. El voluntariado no debe salirle gratias a la sociedad, no debe ser gratis nunca, y sobre todo no debe ser un sustituto de mano de obra cuando hay tantos parados en este país.
El estado debe pagar toda la mano de obra que utiliza, más si son empresas privadas. Y lo deben pagar con impuestos los que nunca quieren ser voluntarios de nada.
Los voluntarios en las Expo deben ser un número teórico que sirve para rellenar el papel a la hora de que te concedan la Expo, pero nunca el sustituto de una mano de obra cuando hay tantas personas en el paro, sin tener un trabajo de calidad.