Páginas

1.2.18

Por una teta y media, 24 horas sin estar en las redes. ¡Guay!

Me han censurado, luego existo. La máquina americana que busca tetas ha pillado mis portadas de Interviú y Tiempo recordando su cierre, y me ha metido 24 horas al congelador bloqueado. Se me escapó una teta en blanco y negro y me han pillado. Maldito siglo XXI.

Lo curioso es que en el mismo blog que habla de los años de la Transición española, unas pocas horas antes, había publicado la fotografía de un general del Vietnam matando de un disparo en la cabeza a un guerrillero y por esa imagen no me han dicho nada. Les ha parecido bien. Lo entiendo. El peligro de una teta es mucho mayor que el de un disparo en la cabeza.

Por cierto ¿se puede escribir teta o también está prohibido para Facebook? El caso es que estoy acojonado. ¿De qué se puede hablar, qué puedo republicar? ¿Se puede decir republicar (de volver a publicar) sin que salten las alarmas? 

Joder, yo que vi mi primera película pornográfica en 1971, me encuentro que con todos los avances hacia atrás…, no me dejan publicar la portada de una revista 47 años después de aquellas sesiones golfas en un local de la que entonces se llamaba plaza de José Antonio Primo de Rivera.

¡Pues sí que hemos avanzado! 

Por cierto, que me he equivocado, no se ve una teta sino teta y media.