Páginas

13.2.18

Factores para el éxito o fracaso de un proyecto político

Una vez que los ciudadanos hemos interiorizado que ya nadie nos va a resolver nuestros problemas personales, falta conocer qué idea de país, de ciudad, de sociedad tiene cada partido político. Nos vamos a tener que mover desde lo más pequeño hasta lo más grande. De aspirar a que nos resuelvan el problema del desempleo, vamos a pasar a que al menos nos resuelvan la idea de qué España son capaces de gestionar, qué Aragón, qué Zaragoza.

Ningún problema se resuelve solo, tampoco el desempleo, y es necesario modificar antes el sistema, el mecanismo que lo crea, la disfunción que no logra evitarlo. Y eso es lo que hay que explicar desde la política. Eso es lo que tenemos que saber para elegir. Aunque no a todos les interesa explicarse.

Resolver el desempleo tiene mucho que ver con saber diseñar qué España, sociedad o economía queremos para nuestro futuro.

Sabiendo qué Zaragoza o Aragón queremos para el futuro, seremos capaces de diseñar los caminos que nos lleven hacia la meta. Sean proyectos, ideas o caminos económicos, estratégicos, sociológicos, de diseño o de vaciamiento de viejas costumbres. Y sabiendo qué queremos, sabremos también por descarte, qué somos capaces de hacer o no hacer para llegar a lograrlo.

¿Una ciudad más humana, más amable, más peatonal, más concentrada? Pues ya sabemos por descarte qué no haremos nunca. Ahora falta explicar todo ese desarrollo con detalles, incidiendo sobre todo en el cuándo, en el cómo, en el cuánto, el por qué, en el con quién, a cambio de qué.

Los partidos grandes y viejos no tienen necesidad de explicar todo esto. Incluso no es recomendable que lo hagan pues se les va a decir que por qué ahora sí y antes no. Además podría ser que de tantos detalles, se les recuerde que en algún otro momento han hecho todo lo contrario.

Pero los partidos nuevos o los pequeños sí tienen esa necesidad pues deben explicar a su sociedad a qué aspiran. Qué desean cambiar. Hacia donde son capaces de llevarnos. Necesitan convencer y explicar, hacer pedagogía que contraste con el silencio o los errores de los viejos y grandes.

La desafección hacia lo nuevo es por dos motivos.

1/ Demostrar incapacidad, engaño, cambios sin motivo.

2/ No ser capaces de convencer con sus posibilidades reales de ser prácticos y fiables.

Un partido pequeño puede aspirar a ser grande. Incluso a ser MUY grande. El caso actual de Ciudadanos es de libro. Como también es de libro que si no se actúa con tiento y sabiduría, con capacidad para construir equipos capaces, la hostia puede ser rápida y de concurso. Tenemos casos cercanos en el tiempo.

Todos hemos visto crecer partidos de la nada. De lo poco. En España, Francia, Italia, Grecia, etc. Pero sobre todo hemos visto desaparecer proyectos políticos por errores de preescolar. La sociedad no es tan inerte como nos puede parecer. Sí es capaz de hacer cambiar el panorama político de un país. En la misma medida en que algunos partidos políticos saben sobrevivir a las crisis internas. Depende de varios factores donde la Ley de la oferta y la demanda también cuenta. Donde la inteligencia de los asesores sociológicos también tiene su importancia.