Páginas

5.2.18

Prisión Permanente Revisable. No sirve, ya lo siento

Prisión Permanente Revisable. El nuevo mantra de la derecha para popularizar la justicia de la venganza. Claro que sí, las familias que han sufrido la pérdida tremenda de una persona cercana sufren como nadie sabría explicar. Sin duda. Y se merecen consuelo y apoyo. Pero la seguridad no se logra con más cárcel, con más años de cárcel. Ojala fuera verdad que aumentando los años de cárcel a unos desalmados, se pudiera evitar en alguna medida la delincuencia.
La seguridad se logra con más educación, con diferente educación y con más ocupación. Con evitar el delito antes de que se produzca. Nunca con castigar más a los animales que no saben diferenciar entre libertad y cárcel. 

En EEUU aumentan los crímenes duros, aunque haya pena de muerte. Los enfermos de violencia no saben diferenciar entre razón y penas largas. Nosotros somos los que debemos entender esto y remediarlo. Antes. Siempre antes.

Poner delitos agravados supone un trabajo extra para los abogados defensores. Solo eso. Para los buenos y caros abogados defensores, pues los de oficio, los que defienden a los tontos, enfermos y pobres, esos, tardarán más en saberse todas las triquiñuelas. 

Hay delitos inevitables, delitos que duelen tremendamente pero que siempre se van a producir pues ser delincuente es mucho más sencillo que saber o poder defenderse desde la sociedad.

Pero estos delitos crecen si el caldo de cultivo social apoya a que crezcan las bacterias humanas que no están ocupados en su futuro. Podemos poner más y más cerca la Prisión Permanente Revisable. Pero debemos saber de antemano que esto no servirá para evitar los crímenes brutales ni para que algunos gilipollas se rían de la justicia. Eso se logra de otra forma. 

Más trabajo y más/mejor educación.