Páginas

22.2.18

Estoy muy triste con España. Se nos muere y no encontramos médico

En un país donde una feria de Arte Contemporáneo pasa la raya de la censura en el siglo XXI, y no está en guerra…, es un país del que deberíamos fiarnos poco. El ARTE es provocar, y si se cae en la tentación de censurar una obra es que no se entiende nada.

Si en esta misma semana uno recoge los medios de comunicación de este nuestro país y lee que se cuentan cosas como que el dictador y su familia, muerto este hace 40 años, todavía tienen los privilegios de mantener secretos de Estado, o que hoy mismo los jubilados muy mayores rodean las más altas instituciones del Estado reclamando una pensión digna pues les han subido al mes el equivalente a dos barras de pan…, es que ya estamos en la fase del dolor.

Yo he cometidos graves delitos si nos fiamos de lo que nos sucede ahora. Me disfracé de Rey Mago en dos ocasiones. Incluso llevé a mi hija muy pequeña disfrazada de Virgen María a un festival del colegio donde actuaba. Eso hoy puede costarnos 3 años de cárcel. 

A veces ha hablado y escrito mal de los que más mandan en este país, y eso es gravísimo aunque estemos en democracia y la Constitución sagrada ampare el derecho a la libertad de expresión.

Se nos muere España y no nos estamos dando cuenta.