El fútbol, el Real Zaragoza, la Romareda y CHA

¿Alguien puede cuantificar cuantos kilos de tinta negra, cuantas páginas de periódicos se han empleado en hablar de la Romareda, de su ampliación, derrumbe o cambio de ubicación que se han dedicado en Zaragoza?
¿Cuantos sabes que incluso los juzgados perdieron su valioso tiempo en dedicarse a tamaño problema en detrimento de otros temas seguro que más importantes?
Ahora, cuatro mataus, han decidido llevar el equipo de fútbol al desastre, incluso se rumorea de que si baja a segunda división, a desaparecer, y cuando digo cuatro bobos me estoy refiriendo a los que gestionan un equipo humano como si fuera su cortijo.
¿Donde van a meter todos los medios de comunicación aragoneses sus miles de horas dedicadas a joder a CHA porque no quería que la Romareda saliera de su actual emplazamiento?
¿Cuantos votos nos han constado a todos los aragoneses la postura publicada de que el Real Zaragoza necesitaba un campo especial para perder con equipos de amiguetes?
Sin duda para jugar a experimentos, nada hay como la gaseosa, y al menos este tema ha dejado claro que algunos ministros aragoneses de economía son incapaces de gestionar con sabiduría un simple equipo deportivo. Posiblemente por eso, haya salido ganando Aragón.
¿Ustedes saben que en este temporada los jugadores van a cobrar un total de 30 millones de euros? Si, de euros, no de pesetas. ¿Le parecen mucho? pues al que era ministro no se lo debe de parecer porque les subió el sueldo un 30% este año.
¿Y de verdad seguimos pensando que lo más lógico es que tengamos que seguir pagando el nuevo estadio de fútbol todos los aragoneses? ¿Para que además se rebalorizen los terrenos privados de su alrededor?
¿Cómo podemos ser una sociedad tan tonta que se deja engañar por cualquier fulano que viste bien y dice que es empresario y tiene contactos, jodiendo a los que le llevan la contraria?
Ya me perdonarán, estoy equivocado. Tiene que ser así, porque no veo en los medios de comunicación tradicionales aragoneses ninguna crítica seria a este despropósito.