El Sr. Bono

El PSOE no tiene quien le escriba.
Está entrando en lo que previsiblemente puede ser el camino del cambio, la bajada hacia la derrota.
El juego a dos bandas para ahogar a los nacionalism0s le va a salir caro, inevitablemente caro, porque todos han detectado la jugada iniciada por el PP y continuada por el PSOE, cayendo este en la trampa.
No se puede ningunear a los nacionalismos en la España actual, y que esto salga además gratis. Si ya se sabe que sin Cataluña y el País Vasco no se puede Gobernar España, contra los nacionalismos tampoco. Y la labor política del amaga y rectifica, no sirve en estos temas.
Se les ha entregado 2 puestos en la Mesa del Congreso, no para que CIU y PNV voten a Bono, sino para que no voten a Ana. Así de crudo lo va a tener un PSOE que quiere nadar entre dos aguas, centrando su discurso y estrechando el margen a los partidos nacionalistas de todo tipo.
Si se está en contra de los nacionalismos, hay que decirlo con dos bemoles, como hace el PP, y si sólo se desea a sus votantes pero no sus tesis, también hay que aclararlo. No sucede nada por ser claro en política, porque los que están a tu lado, son al menos tan listo como tú mismo, y van a detectar tu jugada. Engañar a la sociedad sirve para un tiempo, pero no para siempre.

Si yo fuera el Sr. Bono NO aceptaría presidir el Congreso.
Si yo fuera el Sr. Bono me retiraría a mi casa a disfrutar de la familia.
Si yo fuera el Sr. Zapatero habría pactado otro posible Presidente, admitido por la mayoría, si de verdad admito el consenso como herramienta de futuro.