El Ministro Wert quiere colegios separados por sexos. NIñas ricas en una clase, niñas pobres en la otra

El Ministro de Educación español, José Ignacio Wert, ha sido claro y contundente con arreglo a su pensamiento. Él aseguro que no es discriminatorio que los niños estén separados de las niñas en los colegios. Pero va más allá de su propio pensamiento. Asegura que es lógico que sigamos subvencionando con dinero público los colegios que se saltan las normas básicas españolas de convivencia, en donde los hombres y las mujeres, las mujeres y los hombres, son iguales y tienen los mismos derechos y obligaciones.
Si abrimos otra vez este tema, como sucedió en viejos años, el retroceso sería brutal. Diferentes temáticas, asignaturas distintas, profesores seleccionados según el sexo de los niños. Pero si seguimos rascando más, por que no, también diferente color en las paredes, exigencia escolar según sexo, sección femenina, corte y confección, clases de electricidad, fútbol o gimnasia rítmica. Jodo.
Dicen que las chicas tienen un cerebro diferente y su crecimiento escolar es distinto. Jodo otra vez. Sin entrar a valorar este dato, también la chicas de media son más bajas, tienen pechos, corren menos, llevan (insisto, de media) el pelo más largo y no se tienen que afeitar. ¿Y qué?
Los ritmos de aprendizaje dependen en mayor medida y diferenciación según se ha demostrado (a veces con tristeza) del tipo familiar y cultural que envuelve a esos niños, de motivos personales de complicada solución, de la personalidad del niño, de la educación recibida en su familia con anterioridad a llegar al colegio o al concepto de esfuerzo y la formación que impera en cada familia.
Está demostrado estadísticamente, que en los hogares en donde hay biblioteca familiar los niños y niñas obtienen mejores notas. En las familias en donde se lee, se habla y discute de temas variados, se asisten (de vez en cuando) a eventos culturales, las niñas y niños tienen mejor carrera escolar.
¿Diferenciamos pues escuelas y clases públicas y concertadas según el número de libros que hay en cada hogar? ¿lo hacemos según las veces al año que acuden cada familia al cine, al museo o a comprar libros o periódicos?
Efectivamente, es mucho más sencillo diferenciar por sexos, que se nota a simple vista, que por otro sistema. Pero seamos sinceros. Lo que se busca es otra cosa que ya habéis detectado.
Lo que quieres es crear colegios públicos y concertados con clases para niños ricos y clases para niños pobres. Esa es la gran separación que algunos brutos mentales quieren para sus hijos. Los niños pobres huelen a bocadillo de salchichón y eso les molesta.