Un desempleado de más de 50 años es un parado eterno en España

Para el gobierno y para muchos españoles (esto es más jodido de asumir), vivir con 400 euros es un chollo y un lujo. Estar desempleados es una acción de vagos y maleantes y de personas que no quieren trabajar. Es decir, no tenemos ni puta idea de lo que es sufrir, pero sí de intentar que los que menos tienen (incluso trabajo, que lo garantiza en teoría la Constitución) sigan sufriendo.
Los (incluso muchos) trabajadores que opinan así de los extrabajadores que tienen que recurrir a los 400 euros, no están desempleados, y ninguno de ellos viven con 400 euros al mes ni saben lo que es no tener ligeros ahorros para una contingencia, tampoco entienden lo que es acudir a pedir trabajo y soportar una sonrisa de pena disimulada. Creen que nunca les sucederá a ellos algo así. Eso es ser optimista.
Los que atienden en las empresas a las personas que acuden a pedir trabajo, están preparados (estábamos) para poner cara de circunstancia y siendo sinceros no ser nunca duros, sino entregar algo de esperanza. Los desempleados también estamos preparados para darnos cuenta de que quien está enfrente está cumpliendo un papel.
A partir de cierta edad uno nota que está viejo para trabajar. Aunque solo tenga 50 años. Pero lo nota por que se lo hacen notar. Y sabe que es carne de crisis eterna, de nada, de tener que rendirse pues no hay solución para ellos. Da igual si eres capaz de hacer bien un trabajo determinado, pues nunca lo podrás demostrar. Eso si, tienes una posibilidad. Avisar nada más entrar por la puerta que piensas cobrar menos que ninguno, que eres capaz de trabajar más y mejor y que no te conoces el Estatuto de los Trabajadores pues no sabes ni que existe.
Que nada, que me dicen que ni aun así, que sobramos, que se acabó, que ni nos dejan entrar por la puerta. Sí, son 13 euros al día. Y hasta que se canse el gobierno y decida prohibir la subsistencia.